Marianne: entre el placer y el horror

Por Zahira Boukdale

Fuente: https://www.tuttotech.net/wp-content/uploads/2019/09/Marianne-Netflix-serie-TV.jpg

Marianne es una serie del género terror que toma elementos clásicos, pero los explota y los transforma. Samuel Bodin, su creador, entiende perfectamente las herramientas del género y las intensifica para brindarle a la audiencia una atmósfera agobiante, haciendo que cada susto supere al anterior.

La serie comienza contando la historia de Emma (Victorie Du Bois), una escritora treintañera que ha creado un mundo donde tiene por protagonista a una joven, Lizzie, que es atormentada por una bruja llamada Marianne. Luego de tres libros Emma decide darle fin a la historia o eso es lo que ella espera, ya que Caroline (Aurore Brotin), una vieja amiga, aparece en una firma de libros y le explica que lo que ella escribe es real y que su madre se ha transformado en Marianne.

Caroline, desesperada, le cuenta a Emma como su madre, la señora Daugeron (Mireille Herbstmeyer), se convirtió en la bruja que habita sus novelas de ficción. Ahí mismo, en ese instante, podemos apreciar la pasión y el cariño con que se ha realizado esta serie, ya que mientras la joven le cuenta a la escritora como su madre la observa por las noches mientras duerme o se arranca los dientes uno a uno, las imágenes se van presentando en pantalla, construyendo una atmósfera de horror. Caroline es expulsada por los guardias de seguridad, pero le implora a Emma que vuelva a Elden, el pueblito que las vio crecer, para salvar a su madre. Sin embargo, un giro repentino hará que nuestra protagonista tenga que volver al pueblo y no sólo enfrentarse con este ser sobrenatural, sino también con sus miedos y fantasmas.

En los primeros segundos ya nos encontramos dentro de este mundo, ambientado en un pequeño pueblo costero, donde parece que las cosas malas no llegan. Sin embargo con el transcurrir de la serie nos damos cuenta que está sumido en lo sobrenatural.

Fuente: http://www.sensacine.com/series/serie-24219/

A medida que avanza la serie encontramos una serie de personajes pintorescos que van contribuyendo a la historia que se entremezcla con lo que Emma va escribiendo en sus libros. La paleta de personajes no es la única a destacar, con historias y personalidades bien construidas, sino también las imágenes y la paleta de colores a lo largo de los capítulos.

La fotografía es atrapante, tanto que genera una ruptura en el espectador. Por un lado, uno quiere continuar viendo, deleitarse con las imágenes y las escenas finamente planificadas, pero también dejar de ver, cerrar los ojos y desear que Marianne no aparezca en nuestros sueños, atormentándonos con su frase de cabecera: “escribe, escribe, escribe”.

Fuente: https://images.mediotiempo.com/AbtoL0O0_D3hfhQTi9QzuybKIpI=/958×596/uploads/media/2019/09/14/listo-sentir-miedo-apagar-luz.jpg

Más que un género de terror, me atrevo afirmar que Bodin apostó al género del horror. Y es que, capítulo tras capítulo, todo lo que se pone en juego en la pantalla tiene el objetivo de horrorizarnos. Cabe decir que la serie apuesta en grande y, aunque para los fanáticos del terror, no genere mucho miedo, es una serie digna de admirar. Creo que en cuanto a calidad cinematográfica y del guión, Marianne sigue siendo una digna competidora de Hill House que se ha ganado el corazón de muchos de nosotros.

Las tomas son increíbles. En el capítulo 5, minuto 21:00, hay una toma maravillosa, que si no sos fanáticx del terror te ruego que vayas a ver. Hay un giro donde prácticamente la cámara hace un giro de 180°, siguiendo la mirada de Emma, la pobre protagonista maldita por su talento y acosada por una bruja que no entiende un no como respuesta.  

La serie está escrita de manera exquisita y cada capítulo se toma el tiempo necesario para contar la historia, pero tampoco tiene miedo de dar pausas o giros cuando son necesarios. El capítulo cinco, donde los chicos vuelven a su adolescencia, donde se abre el foco hacia la historia detrás de los traumas de Emma o de la hermana de Aurore (Tiphaine Daviot), no pierde el ritmo, no es innecesario, sino que suma información para que el espectador arme su propia conclusión.

Fuente: http://www.sensacine.com/series/serie-24219/

Toma lo cotidiano, lo vuelve extraño y lo transforma en horror. El miedo se construye todo el tiempo por lo que no ves, por la especulación de los personajes, que por lo que te muestran. Apuestan al desenfoque, al fondo difuminado para jugar con la especulación. En gran parte de la serie estamos esperando por algo que casi nunca llega o que, en pequeños fotogramas nos dan la dosis de terror necesaria para sobrevivir toda una temporada.

Marianne es una apuesta al cine de terror, que nos aleja de la mirada hollywoodense y nos demuestra que muchas veces menos, es más.

Fuente: http://www.sensacine.com/series/serie-24219/

Publicado por laboratoriodespoilers

Hablamos de series, películas y libros. Todo libre de spoilers.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: