Euphoria: la serie que hace llorar a los padres

Euphoria viene a reescribir la forma de contar las historias de adolescentes con mucho glitter y varios golpes de realidad que te dejarán por el piso.

Es una serie adolescente estadounidense basada en la serie homónima israelí, creada por Ron Leshem, Daphna Levin y Tmira Yardeni. Se estrenó en HBO el 16 de junio de 2019 y el 11 de julio se anunció la renovación de la segunda temporada.

El formato que establece esta serie y le da un toque característico es de cine coral. Es decir que las voces de los personajes, sus vidas, sus deseos y sentimientos, se van superponiendo una sobre otra y formando una especie de melodía coral. La vida de estos personajes, que quizás podrían contar historias separadas, es unida por algún hecho, suceso o accidente. Sin embargo, en este caso los personajes están relacionados no solo por su rango etario sino también porque todos asisten al mismo colegio.

Además de incursionar en un formato coral también incluye una forma de narrar que en mi opinión le da un plus a todo lo que se cuenta en la historia. Nuestra narradora, Rue Bennet (Zendaya), va contando cada uno de los sucesos, así como la historia de los personajes de manera errática y muchas veces de forma irónica.

Zendaya en la piel de Rue Bennet

A lo largo de la temporada vamos a encontrarnos con Rue, quién nos va a ir acompañando y mostrando una dosis de realidad frente a la nueva generación, la Z, que nació con el Internet, las redes sociales y la permanente exposición social. Y no solo se caracteriza por eso, sino también por la ansiedad y la soledad resultado de las nuevas tecnologías. Así, vamos a encontrarnos con personajes y diversas problemáticas: desde depresión, acoso escolar, acoso cibernético, violencia hacia las mujeres, relaciones tóxicas y adicciones.

Los capítulos, aunque cada uno sume una trama nueva, parecieran mantener la misma estructura. En los primeros minutos se presenta el personaje que las cámaras, y las miradas de los televidentes, van a seguir durante esos 45 minutos (aproximadamente). Este breve recorrido por la vida del personaje nos permite conocer su psiquis, los miedos y los deseos que tiene, como fue criado y como se fue moldeando en la sociedad para saber como es en el presente (de la serie) y por qué tiene los comportamientos que tiene. Este recurso me parece maravilloso para poder construir el personaje, para que el televidente pueda conocer y adentrarse en su mundo y así entenderlo mejor.

En el primer capítulo nos encontramos con Rue, quién ha salido de rehabilitación debido a su adicción por las drogas. Vemos a una adolescente perdida, sin interés por recuperarse e ignorando los deseos de su familia. Las imágenes son contradictorias: la vemos drogándose, con imágenes increíbles, como si consumir drogas te llevaran a un momento de éxtasis similar. Sin embargo, rápidamente se aleja de lo que siente y ve Rue y lo enfrenta a lo que vería alguien externo: una chica perdida, llena de vómito y tirada en el suelo. También, capítulo tras capítulo, nos muestra la familia de Rue, como se sienten con su adicción y el daño que le puede infringir a su hermana pequeña al exponerla a tal situación.

A la par, nos van presentando a todos los personajes que van a integrar los capítulos, Jules Vaughn (Hunter Schafer), Kate Hernández (Barbie Ferreira), Cassie Howard (Sydney Sweeney), Nate Jacobs (Jaboc Elordi), Maddy Pérez (Alexa Demie) y Chirs Mckay (Algee Smith)

A medida que avanza la temporada, cada capítulo nos va introduciendo en el mundo de los personajes, de los problemas que sufren en esta sociedad del consumo rápido y desenfrenado.

Podemos ver la violencia que ejerce Nate sobre Maddy y como se va abordando a lo largo de la trama. Como él también ejerce violencia sobre Jules por haberse “involucrado” con su padre y amenazarla por distribuir pornografía infantil. Cabe aclarar que en Estados Unidos se dio un caso de una menor acusada de distribuir pornografía infantil, siendo que la foto era de ella misma. Acá vemos como la realidad se entremezcla con la ficción para poder ejercer una crítica social.

Por otro lado, vemos a Rue batallando con su depresión, su adicción y los sentimientos amorosos que la sobresaltan continuamente. También, a medida que avanza la historia, conocemos la relación que se va construyendo con Jules, una chica trans que trata de ayudarla con las drogas. Esa relación, a pesar de que (como una buena lesbiana) quiero que prospere continuamente, muestra el interés romántico de Rue y el interés amistoso de Jules.

Asimismo, se presenta a Kate, una joven que sufre discriminación y continuamente es puesto en tema de debate su peso. Luego de hacerle sexo oral a un compañero de clases, se viraliza el vídeo y, aunque no se ve claramente si es ella, sufre el acoso cibernético. Sin embargo, todo da un giro de 180° y descubre que puede llegar a tener un poder sobre los hombres y se consigue un sugar daddy con micropene que quiere que lo humille constantemente a cambio de dinero o regalos.

Kate: “No hay nada más poderoso que una gorda a la que no le importe.”

Igualmente se va a ir construyendo la relación de Cassie y McKay. Sus falencias y sus problemáticas. En voz de Rue se va a poner en cuestión la industria pornográfica, su misoginia y machismo. Así como el consumo de esta que desencadena en el comportamiento de los hombres hetero cis a la hora de mantener relaciones sexuales. Piensan que todas las mujeres disfrutan de la misma forma que la que ven en pantalla, cuando cada persona es diferente y tiene diferentes sensaciones y fantasías.

Además, se va a poner en tema el aborto, mostrando que uno de los personajes va a tomar la decisión de realizarse uno. Así como violaciones o abusos al interior de las relaciones heterosexuales, la violencia ejercida a las chicas cuando no quieren tener sexo con alguien (como en el caso de Kate que le dice que no a un chico y este la insulta y le dice que solo se la quería coger y nada más). También los cánones de belleza hegemónica y las inseguridades que se van construyendo alrededor de las mujeres continuamente, desde que nacemos hasta que morimos.

Euphoria no es solo una serie de adolescentes con glitter y alcohol. Es una crítica a la sociedad que abandona a su suerte a la generación Z y luego se da el lujo de criticarlos con total libertad. Los jóvenes de hoy llegan a un mundo jodido, con la amenaza del cambio climática en la puerta, la libertad sexual sin los cuidados necesarios, la ausencia de ESI en los colegios, la violencia intrafamiliar y entre parejas, las relaciones tóxicas y las drogas. El mundo está jodido y estamos cagando la siguiente generación.

Publicado por laboratoriodespoilers

Hablamos de series, películas y libros. Todo libre de spoilers.

Un comentario en “Euphoria: la serie que hace llorar a los padres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: