THE MARVELOUS MRS. MAISEL: tan maravillosa como te la cuentan

Por Ana Zimel

http://primevideo.com

Durante un tiempo estuve buscando la excusa perfecta para escribir sobre esta serie. Ya pasaron 2 temporadas, con lo cual sería como querer escribir ahora sobre Grey’s Anatomy después de 16, un poco tarde. Aunque ojo, no lo descarto.

Cómo describir a los personajes y que no se note? Viste cuando ves una serie o película o novela y algún personaje dice: _Porque te acordás que vos sos mi hermana? Bueno, así no. Porque si lo vas a hacer de esta forma buscate una buena excusa, como hace Amy Sherman Palladino y te los presenta en un discurso de bodas. Qué tul? Te plantea cómo conoció a su marido, quiénes son sus padres, que son judíos, que estudió literatura rusa, que es muy graciosa y algo irreverente, y te plantea algunas características de cada une en tan solo 5 minutos. Y después pasan 4 años, se saca de encima el tema y sigue, porque esto no es lo importante que te quiere contar.

Así da gusto. Porque como espectador no te sentís subestimade. Ya vas sintiendo que un poco te respetan.

Hoy 6 de diciembre se estrena la 3ra temporada. Si no aprovecho ahora cuándo. Porque quizás todavía no conozcas la serie y siento que de algo te estás perdiendo. Y mi responsabilidad es mostrarte distintas opciones de contenidos para que vos después elijas con un poco de información. Bueno, ya me fui al carajo. Empecemos.

Marin Hinkle como Rose Weissman, Tony Shalhoub como Abe Weissman, Rachel Brosnahan como Midge

Miriam “Midge” Maisel es una joven ama de casa, más bien, la perfecta ama de casa y esposa de las revistas. Tiene toda su casa en orden, tiene las mismas medidas durante años a pesar de haber tenido hijos, amanece en perfecto estado para que su marido no se desilusione y arma excelentes mesas para cenas y todo tipo de eventos. Es una gran organizadora. Y un gran apoyo para su marido Joel (Michael Zegen) el cual quiere tener éxito en el Stand Up, mientras trabaja en la firma de su padre.

Midge acompaña a Joel a todas sus presentaciones, le busca los mejores horarios, toma nota de todos los éxitos y fracasos durante su show. Es prácticamente una representante.

Toda su vida gira en torno a su familia. Hasta que un día su marido la abandona porque no está viviendo la vida que soñaba. Y esto es un caos, pues cuando ya no tenés lo que siempre soñaste y por lo que viviste toda tu vida quién sos.

Sus padres enloquecen, ya que cuando se vive para los demás, que van a pensar esos demás si no estás a la altura de lo que se espera de vos.

Excelentes looks de los 50´s

Creo que ya spoilee demasiado y no es mi intensión. Así que pasemos a hablar de otra cosa: la recreación de época.

La serie transcurre en los años 50. Y los detalles son exquisitos. Desde el vestuario, muchos muchos sombreros, las locaciones, la decoración. Todo está cuidado hasta el último detalle.

Vi también un video sobre el iluminador de la serie y quedé fascinada. No te imaginás la cantidad de luces y la planificación que hacen falta para la escena del casamiento por ejemplo. Recrear la luz de la cantidad de ventanales, los cambios de iluminación al pasar las horas, reparar en cada una de las personas a iluminar, pero no demasiado para que nadie salga quemado. Maravilloso todo.

Entonces, la mires por donde la mires es una gran serie. La elección de Rachel Brosnahan es super acertada. No es demasiado conocida, pero tiene la chispa necesaria para ser este querible personaje. Todo el cast está muy bien, son muy graciosos.

Y que decirte del guión. Como te decía al principio, Amy S.P. es una gran guionista. Sabe darle la importancia a cada personaje, con sus individualidades. La serie es ingeniosa, es ácida, rápida, fresca. Tiene todo lo que me gusta a mi en una serie.

Espero que si le das la oportunidad, tenga todo lo que te gusta a vos también. Simplemente maravillosa.

Cómo criar a un superhéroe

Por Zahira Boukdale

La serie está basada en un comic con el mismo título en inglés escrito por Dennis Liu e ilustrado Jason Piperberg.

Cómo criar a un superhéroe consta de 9 capítulos. Fue producida por Micheal B. Jordan y dirigida por Dennis Liu y Carol Barbee. Esta serie nos viene a contar lo difícil que es criar a un superhéroe (como el título nos dice) y todos los desafíos que una madre soltera tiene que enfrentar.

Raising Dion o Cómo criar a un superhéroe es la nueva serie de Netflix que cuenta la historia de Nicole Reese (Alisha Wainwright), quién tiene que cuidar sola a su hijo Dion (Ja’Siah Young) luego de perder a su marido Mark en un trágico accidente. Como si esto no fuera suficiente Dion descubre que tiene superpoderes por lo que no solo va a tener que criarlo, sino también enseñarle como controlar éstos poderes, cuidarlo y cubrirlo (con la ayuda del carismático Pat -Jason Ritter-) para que nadie descubra sus dones y no quiera utilizarlo para beneficio propio.

Pero, como si no fuera suficiente, Nicole pierde su trabajo y tiene que enfrentarse a la búsqueda laboral mientras cuida a su hijo. A su vez, Biona, la empresa donde trabajaba Mark (el padre de Dion) y trabaja actualmente Pat, los espía, por lo que tendrá que ser muy cuidadosa con los poderes de su hijo de 7 años. Dion no los controla, esto lo vuelve peligroso ya que en cualquier momento puede quedar expuesto, no solo ante la sociedad, sino también ante Biona.

Ahora que sabemos de que va Raising Dion podemos hablar de los pro y los contras.

En primer lugar vamos a hablar de las cosas buenas, porque siempre es mejor empezar por ahí. La trama es interesante, te atrapa. Uno quiere seguir viendo para saber que va a pasar más adelante. No es una historia que te va a volar la cabeza, pero si estas aburrido y no tenes nada que hacer, te va a entretener unas cuantas horas. También lo son los efectos especiales. La verdad que son muy buenos, se disfrutan. Hay escenas que valen la pena ver. La mejor es la del primer capítulo, cuando Dion tira los cereales con leche por los aires. Los actores principales actúan bastante bien, se ve la interacción y hace que la trama sea llevadera.

Otra cosa buena es que los malos nunca son los que pensamos. Nos mantiene en tensión toda la serie, haciéndonos especular si cual o tal es el villano de esta historias de superheroes. Un buen punto a favor, porque no se vuelve obvia en poco tiempo. Por otro lado el personaje que se ganó mi corazón fue Esperanza. Es la mejor de la serie, inteligente y sin pelos en la lengua.

Eso es todo lo bueno que puedo decir.

Ahora vienen las críticas, porque para eso estamos acá, yo para quejarme, vos para leerme y decidir si vas a ver la serie o no. Puede estar en discusión quién es el personaje principal en esta serie: puede ser la madre o el niño Dion. Ambos lo son, es verdad, pero los personajes adultos son los que actúan bien porque Dion es un desastre. Después de ver la increíble actuación de Jacob Tremblay en Doctor Sleep no puedo bajar la vara y Ja’Siah Young no es muy bueno que digamos. Una posibilidad de que sea así es porque le tocó trabajar con pantallas verdes lo que podría cohibirlo, pero hay tantos niños que ya lo hicieron y bien, que no es excusa.

No solo el muchacho es el mal actor. Parece que no tuvieron suficiente presupuesto para pagar actores mejores. Y es que solo Pat y Nicole dan la talla. El resto parece que son aprendices bastantes malos, especialmente Charlotte.

Por último el guión. Es basta obvio y banal. No sé, no llegó a convencerme. Siento que hay cosas que están forzadas o que no supieron trabajar con mayor delicadeza. Puede ser que mi impresión esté influenciada por las malas actuaciones, porque la verdad es una pena que no hayan invertido en actores de calidad.

A pesar de todas estas críticas yo diría que es una buena opción cuando uno no tiene nada que ver. Es entretenida, la historia esta buena, los efectos también. Es una pena que Netflix haya decidido recortar el presupuesto en los actores, que la verdad, para mi, son todo junto con un buen guión.

Yo te soy sincera y te digo las cosas que me gustaron y las que no. Si un día estas aburrido y no sabes que hacer la vez y me das tu opinión.

TEMPORADA DE SECRETOS: cuatro generaciones de ocultamiento

Por Ana Zimel

https://www.netflix.com/title/81011957

Hola, cómo estás? Aquí yo otra vez con la navidad. Es algo que me fascina, no se por qué. Yo creo principalmente que son las luces y las decoraciones ñoñas. No puedo explicarlo, pero es una sensación que siento en el cuerpo. Me dan alegría y me brillan los ojos. No le busques otro significado. No me gustaría descubrirlo.

De todas maneras en esta miniserie la navidad es sólo una excusa de reunión anual. Un punto de encuentro en el que confluyen las mujeres de esta historia.

Temporada de Secretos o Secretos por navidad es una serie alemana de tan solo 3 capítulos de 35 minutos promedio. Es corta y la ves en lo que te lleva ver una peli. Tiene una historia simple y para nada pretenciosa. No vas a descubrir el fuego viéndola, pero habla de relaciones humanas, y eso es universal y me interesa.

Lo que sí, quizás necesites una libretita para anotar quién es cada personaje, porque al mejor estilo Dark -se ve que a los alemanes les gusta mostrarte un mismo personaje hecho por distintxs actores- es la historia de varias mujeres en distintos momentos de su vida.

Lara, Eva y Vivi

Voy a hacer todo lo posible por no spoilear, como siempre, y tratar de ordenar los sucesos. O aclararlos. O no.

Todo comienza, en la actualidad, cuando Vivi (Svenja Jung) y su hermana Lara (Leonie Benesch) vuelven para navidad, cada una por su lado a la casa de su abuela Eva (Corinna Harfouch). Lara lleva a su novio para que la familia lo conozca.

Al llegar se encuentran con Lubi (Anita Vulesica). Ella está con la familia ayudándola desde antes de que nacieran. Desde que Sonja, su madre, era chica (Christiane Paul). Desde que Alma, la madre de Eva vivía.

Lubi está destrozada porque Eva parece haber muerto. Llega Sonja, después de muchos años de no regresar a la casa, y todas deciden que hacer, si llamar al médico de la familia. Pero de repente Eva aparece en la cocina como si nada hubiera pasado. Parece un poco perdida en tiempo y espacio.

Vivi y Lara de pequeñas

A partir de acá empiezan los flashbacks. Así que prestá atención y tomá nota porque sino te podés perder.

Estos flashbacks nos llevan por todas las épocas. Desde el momento en el cual Alma y una Eva pequeña llegan a esa casa, la infancia de Vivi y Lara, la adolescencia de Sonja y una Eva adulta. Y nos ayudan a entender las complejas relaciones entre las distintas mujeres, el por qué de su accionar actual, su relación con los hombres, y nos van revelando poco a poco algunos secretos familiares a medida que la trama avanza, o retrocede y avanza.

Eva y Sonja (adolescente)

Así como en toda familia hay secretos, en la historia de la miniserie también los hay. La forma en que está contada la relación entre las diferentes integrantes hace que nos podamos identificar fácilmente con alguno de los personajes y entremos rápido en la dinámica.

Para mi gusto, la trama es un poco compleja para ser contada tan rápido. Me refiero a la cantidad de caras desconocidas con las que nos encontramos tan pronto. Por ejemplo hay 2 actrices para cada personaje y algunas son las mismas pero más avejentadas en una tercera etapa. Esto hace que se dificulte seguir el hilo. Pero saltando este escollo está muy bien.

Como decía antes, es una historia simple, cotidiana, sin demasiados rebusques, que puede suceder en cualquier casa y eso es lo que la hace tan cercana. Es tierna, es sensible pero no demasiado pues alemana.

Todavía no se sabe si habrá una segunda temporada, pero no está descartada. La guionista ya sabe por dónde seguir. Así que mirala, así nos aseguramos la continuación.

De Izq a Der: Lara, Alma, Eva, Vivi, Sonja

Doctor Sleep: ¿le habrá gustado a Stephen King?

Por Boukdale Zahira

La precuela de El resplandor, dirigida y guionada por Mike Flanagan y producida por Trevor Macy se basa en el libro homónimo de Stephen King. ¿Le habrá gustado?

El domingo fui al cine con mi novia, quién quería ver esta película hace mucho tiempo. Confieso que antes de verla no había visto El resplandor -precuela de Doctor Sleep- y aunque se pierden un montón de guiños para fanáticos, es independiente.

Antes de empezar podemos decir que a Stephen King nunca le gustó la adaptación de Kubrick de El resplandor. No importó el éxito, las criticas positivas ni el hecho de que se volvió un clásico del cine. Para el autor, Kubrick nunca logró capturar la esencia de su historia. También, podemos hablar del trasfondo violento y misogino del director. Durante el rodaje de toda la película, este aisló y exigió que nadie hablara con Shelley Duval para poder llevarla al estado de desesperación en el que se encuentra durante toda la película. (Quizás este sea un factor por el que no me gustó, además de que me dormía en muchas escenas). Y la crítica no es solo para Kubrick, sino también para todo el elenco que permitió que se violentara de esa forma la actriz.

Ahora bien, partiendo de todo esto y sabiendo el trasfondo que traía la precuela, tenía ganas de ver Doctor Sleep porque considero que Stephen King es uno de los mejores escritores de literatura de terror, que conoce el género, que lo sabe explotar y que ha creado grandes obras (permito sacar mi yo lector que sabe muchísimo más que de cine), le quise dar una oportunidad.

La historia nos lleva a la infancia de Danny Torrance (Ewan McGregor), de quién no entendemos mucho lo que le sucede, al igual que a su madre. A pesar de que en El resplandor se explica que Danny es especial, que tiene ese “resplandor” no se profundiza tanto como lo harán en Doctor Sleep. Vemos las secuelas con las que tienen que vivir Danny y su madre luego del traumático hecho en el Hotel Overloock. Asimsimo, lo vemos crecer, alcohólico y solo debido a sus dones y la carga que tiene que llevar en sus hombros.

Por otro lado, nos presentan a un grupo de seres no tan humanos, una especie de secta que con el tiempo vamos a descubrir que prácticamente son inmortales y que poco a poco nos van a develar que es lo que hacen para conseguirlo. Este grupo es liderado por Rose the Hat (Rebecca Ferguson), una especie de villana, sin remordimientos ni sentimientos (o quizás si, pero muy en el fondo para su grupo de amigos)

Por otro lado, nos introducen en la vida de Abra Stone (Kyliegh Curran), una niña muy especial, que también tiene el resplandor y que, aunque sus padres prefieren ignorar, ella va desarrollando a medida que crece. Estos personajes se van a juntar en la trama que viene a contar Doctor Sleep. Abra va a presenciar la muerte de un chico que jugaba al béisbol y va a decidir vengar su muerte. Asimismo se va a comunicar con Danny, quién ahora ya es un hombre alcohólico y en rehabilitación, a quien va a sumar en su búsqueda por justicia.

La película además de tener esta trama interesante, que para quienes no vimos El resplandor, nos mantiene en tensión desde el primer momento, también tiene muchisimos guiños que fui descubriendo cuando empecé a ver la precuela. Hay escenas hechas para los fanáticos, una fotografía muy buena, así como el manejo de cámara. Hay cosas que se disfrutan muchísimo y, aunque la gran mayoría considera que The Shining es muchísimo mejor, yo me atrevo a decir, que Doctor Sleep es el tipo de películas que a mi me gustan.

Las actuaciones son muy buenas, especialmente la del chico de beisbol, quien es interpretado por Jacon Tremblay (Wonder) quien tiene una actuación increíble, a tal punto que te pone la piel de gallina. Creo que la trama logra mantener al espectador en esa tensión y en ese suspenso, haciendo que queramos saber más por esa especie de secta y por cómo se van a terminar involucrando todos estos personajes.

Para mi vale la pena verla y, aunque no genere terror, si produce horror en el espectador. A pesar de su duración (2:33 hs) me mantuvo expectante, queriendo saber más y queriendo que los cabos sueltos se aten de una vez por todas. La tensión que crea el director está bastante bien lograda. Y creo que para los fans es un poco una caricia en el alma.

THE BOYS: superheroes no tan super

Por Ana Zimel

http://prime.com

La adaptación del comic al cine hace rato que viene sucediendo, y con excelentes resultados. La saga de superheroes tiene a los fanáticos divididos entre Marvel y DC. Y con la aparición de Avengers End Game, el tema buenos buenos y malos malos estuvo más que en boca de mucha gente. Merchandising, remeras, muñecos, convenciones. Toda una locura apasionada alrededor de ellos.

Pero en lo personal, me interesan más los personajes que tienen más matices, más colores, que no son buenos y correctos todo el tiempo. Que no siempre comprenden que un gran poder implica una gran responsabilidad. Y que quizás ese poder pueda subírseles a la cabeza, ya que no hay nadie que pueda destruirlos.

Y este es el caso de los personajes de la serie The Boys, un grupo de superheroes que tienen bastante borrosa la línea entre el bien y el mal.

Billy Butcher y Hughie Campbell

Todo comienza cuando Hughie (Jack Quaid), un empleado de una casa de electrónica bastante cobarde y dócil, ve como su novia muere frente a sus ojos, asesinada por “accidente” por uno de estos superheroes. Más precisamente A-Train (Jessie T Usher) cuyo poder es correr más rápido que un tren bala.

Hughie era admirador de los Los 7, tenía su cuarto completamente empapelado de posters, muñecos y todo tipo de memorabilia. Pero luego de la muerte de su novia entra en crisis y no sabe que hacer.

Justo en ese momento se cruza con Billy Butcher (Karl Urban), un supuesto agente del FBI que le pide ayuda para destruir a los super. No porque crea que Hughie pueda ser un compañero valioso de lucha, sino porque la corporación detrás de los superheroes, Vought American, quiere que este firme un acuerdo de confidencialidad a cambio de dinero para que la noticia no trascienda. Y Butcher ve esto como una oportunidad para infiltrarse.

Hughie y Annie January/Starlight

Mientras Hughie se encuentra debatiendo si unirse a Butcher o no, conoce a Annie January (Erin Moriarty) en una plaza. Ella acaba de ser elegida para formar parte de Los 7, y empieza a descubrir que no son todo lo que ella esperaba. Soñó toda su vida con ser parte del grupo de elite de superheroes, pero ante un suceso desagradable que tiene lugar en Vought está replanteándose como seguir.

Vought American es una corporación dirigida por Madelyn Stillwell (Elisabeth Shue). Esta empresa es dueña de los superheroes y los ofrece como equipo de seguridad para distintos gobiernos. Los superheroes son tratados como verdaderas estrellas, filman comerciales y películas, son un producto que genera millones de dólares.

El grupo de Los 7 está liderado por Homelander (Antony Starr) una especie de Superman con poderes similares, pero de moral bastante cuestionable. Queen Maeve (Dominique McElligott) una especie de mujer maravilla, que hace las veces de novia de Homelander, por lo menos para el público, y que no está del todo corrompida. A-Train, el equivalente a Flash. The Deep (Chace Crawford), el equivalente a Aquaman. Black Noir (Nathan Mitchell), una especie de Batman ninja indestructible. Translucent (Alex Hassell), un hombre invisible. Y la reciente incorporación Starlight, con poderes basados en la luz y la energía nuclear.

Queen Maeve y Homelander

Cada vez que hacen algo de superhéroes, están haciendo una película de Zack Snyder. En las cosas que Vought hace, estuvimos más inspirados por DC que Marvel. Las cosas de Marvel son razonablemente aterrizadas, pero las cosas de DC tienden a ser un poco pretenciosas y queríamos que las películas de superhéroes de Vought fuesen un poco engreídas“, dichos del showrunner Eric Kripke. 

Con reminiscencias de un Tarantino sangriento o la oscuridad de Sin City, con efectos especiales similares a los utilizados por Matrix con sus cámaras extremadamente lentas, The Boys tiene una construcción visual bastante interesante.

Y en cuanto a la historia, me parece una opción más que valida y entretenida. Una crítica al “Star System” que expone, exprime hasta quedar secas y vende al mejor postor a sus estrellas. Y una crítica también a la industria de las armas norteamericana.

Para quien no leyó el comic puede ser una serie interesante. Pero para los fanáticos parece ser una versión lavada y superficial del complejo universo del comic original.

The Boys: Butcher, Frenchie, Mother’s Milk y Hughie

The good doctor: la otra mirada de la medicina

The good doctor es una serie estadounidense desarrollada por David Shore y Daniel Dae Kim. Está basada en una serie homónima surcoreana del 2013.

Si te gustan las series de doctores y hospitales como Dr House y Greys Anatomy esta serie es para vos. Pero si además te gusta Atypical esta serie también es para vos. ¿Cómo es esto? Se estarán preguntando por qué Dr House tiene algo que ver con Atipycal o que House pueda tener algo que ver con Sam. Lo que pasa en The good doctor es que no solo es una serie de doctores con sangre y cuerpos con viseras expuestas. The good doctor además de eso pone en juego el autismo algo que últimamente esta siendo evidenciado por el mundo cinematográfico.

La trama central se desarrolla en el hospital San José, donde vamos a ver a los personajes desempeñarse en sus labores cotidianas, además de conocer sus deseos e incertidumbres. Hasta ahí podríamos decir que la trama es igual a cualquier otra serie de doctores y hospitales. Pero lo que viene a darle un giro a la historia es la presencia de Shawn, un joven estudiante de medicina que quiere ser el mejor cirujano. Tiene autismo y, aunque en la serie vemos todo el tiempo que las personas lo subestiman por su condición, él va a lograr superar todos esos obstáculos y demostrar que el autismo no lo limita para ser un gran cirujano.

Shawn (Freddie Highmore) no solo es un estudiante de medicina con autismo sino que también tiene el sindrome del sabio. Esto hace que sus cualidades médicas sean por encima de la norma y asimismo, le resulte dificil mantener relación con sus pacientes. La ausencia del sarcasmo como así la imposibilidad de mentir u obviar ciertas cosas van a ser los desafíos que tendrá que enfrentar frente a sus pacientes. Highmore (Bate Motel) hace una actuación excelente. Los gestos, los movimientos así como la forma en que habla construye a la perfección un joven con autismo. Ya sabemos que es un gran actor y acá lo demuestra capítulo tras capítulo. Incluso me atrevo a decir que Highmore ha estudiado su personaje con total dedicación, dando paso a un antes y un después en su carrera actoral.

Aaron Glassman (Richard Schiff) es el mentor de Shawn Murphy, pero también es el director del hospital San José. El Dr Glassman no solo aconseja a Murphy en el plano de la medicina sino que también lo ayuda en lo social o personal. Así es como podemos verlos hablando de temas como amor, sexo, amistad, miedos y deseos. En esta relación podemos ver los desafíos diarios que tiene que enfrentar Shawn, quién le resulta muy dificil salir al mundo y enfrentar no solo el caos de la sociedad sino también los prejuicios y las actitudes capacitistas.

La serie hace foco en Murphy pero también nos va a presentar diversos personajes. Por un lado tenemos a los compañeros de prácticas de Shawn, donde vamos a ver diferentes posturas frente a su trastorno. Claire Browne (Antonia Thomas) va a ser desde el principio una gran amiga para Murphy, una gran consejera y alguien que muchas veces va a querer salvarlo de algunos problemas en los que se va a meter. Es una de las mejores residentes junto con Murphy y vamos a poder seguir su vida, así como conocer lo que esconde muy dentro suyo. Por otro lado Morgan Reznick (Fiona Guvelmann) es el tipo de personaje que quiere ser el mejor del grupo y que no le importan los medios a emplear para llegar a su objetivo. Al principio no se hace querer mucho, especialmente con el trato con Shawn, pero con el tiempo se deja querer y evoluciona como persona. Por último, Alex Park, quizás por la diferencia de edad con sus compañeros, es el más sabio y también el que ayuda a Shawn en muchas cosas. Puede ser también porque le recuerda a su hijo, quién no ve hace mucho tiempo.

También nos vamos a enterar, en menor medida, de la vida de los jefes de estos residentes. La Dr Audrey Lim (Christina Chang) y el Dr Neil Melendez (Nicholas Gonzalez) van a ser sus mentores, quienes van a enseñarle todo lo que saben para ser los mejores cirujanos del hospital. Continuamente los pondrán en tensión y les presentaran nuevos desafíos. Por último, el jefe del departamento de cirugía, el Dr Marcus Andrews, por momentos lo vamos a odiar y en otros lo vamos a querer. Y es que este personaje, duro y exigente, va a estar todo el tiempo desafiando a Murphy y poniendo en duda su capacidad para ser un buen cirujano. No queda claro si es porque no cree en él o porque cree tanto que quiere ponerlo a prueba y desafiarlo todo el tiempo. A veces raya lo injusto en relación al trato con los demás residentes.

Para terminar podemos decir que la trama está bien escrita, es interesante y entretenida. Las historias se van a ir mezclando y mostrando la cotidianidad de un hospital como el San Jose. Vamos a poder ver los miedos y los deseos que tienen nuestros personajes y nos vamos a ir encariñando con ellos. Lo que me gusta de esta serie es que no hay buenos y malos, que solo hay personas que a veces son egoístas y otras dan la vida por alguien. Me gusta la evolución de todos los personajes. Es una serie donde vemos la humanidad en su máxima expresión, con los miedos, los pecados y los deseos que toda persona tiene.

Ya va por la tercera temporada y hasta ahora no me ha desilusionado. Espero que siga así y que hayan muchas temporadas más.

LA LAVANDERIA: sigue el dinero y encontrarás a los poderosos detrás

Por Ana Zimel

http://netflix.com

A veces entro a Netflix para ver que me gustaría ver. Ya había escuchado hablar de esta película, pero me parecía que tenía que tener un estado de ánimo especial. Demasiada realidad a veces requiere un poco de fortaleza.

Cuando vi que era una comedia, dije bueno a ver el trailer? Aún sabiendo que quizás no era una comedia de esas que te matás de risa, sino más bien una donde esbozas una sonrisa de costado.

Sumado a todo esto actúa Meryl Streep y la dirige Steven Soderbergh. Y el trailer parecía ser divertido. Así que le di play.

Jürgen Mossack y Ramón Fonseca

La película está narrada por dos personajes. Jürgen Mossack (Gary Oldman) y Ramón Fonseca (Antonio Banderas) nos van explicando el funcionamiento del mundo financiero; nos cuentan cómo surge la necesidad de reemplazar el trueque por el papel, y más tarde por el crédito y la virtualidad del dinero. Es como una especie de Economy 101 o Economics for dummies (economía para tontos). Muy útil para después entender conceptos más complejos.

Son el hilo conductor de una serie de historias interrelacionadas sobre los Panama Papers. Yendo de lo micro a lo macro, nos explican desde la creación de empresas fantasma absorbidas por otras empresas fantasma, absorbidas por off shores radicadas en playas paradisíacas, donde el mayor atractivo no parece ser el turismo.

A medida que avanza la trama en los complejos procesos de lavado de dinero, vemos la historia de algún personaje involucrado en alguno de los procesos como ejemplo. Tenemos al dueño de una lancha turística, un contador que hace las veces de testaferro, empleadas rasas que firman papeles sin conocer el contenido, millonarios que hacen uso de los paraísos fiscales, bufetes de abogados, y así hasta llegar a personajes importantes de la política.

Meryl Streep como Ellen Martin

La historia principal es la de Ellen Martin (Meryl Streep), una mujer que queda viuda tras un accidente en sus vacaciones, e intenta obtener la indemnización de una aseguradora.

Al no recibir la suma que le prometieron, empieza a hacer un inocente reclamo que parece no dirigirse hacia ningún lado. Pero irá desentramando una estafa gigantesca.

La combinación de personajes reales y ficcionados, con pequeños gags irónicos hacen que la trama sea más llevadera. Ya que al tratarse de una historia basada en hechos reales resultaría insoportable de ver. El humor utilizado no evita la indignación del espectador, pero la hace más tolerable.

Der: Jeffrey Wright como Irvin Boncamper

La belleza fotográfica le aporta un plus. La elección de la iluminación, las locaciones, el vestuario ampuloso hacen de ésta una película muy atrayente de ver. Tremendo contraste entre lo bello de situaciones espantosas.

Con un cast plagado de caras conocidas, pero con papeles quizás no tan importantes podemos encontrar a Sharon Stone, James Cromwell (Babe, el chanchito valiente), Robert Patrick (el policía de mercurio de Terminator), David Schwimmer, Marsha Stephanie Blake (Así nos ven) y Jeffrey Wright (Beetee de Los Juegos del Hambre) entre otros.

La Lavandería, película basada en el libro Secrecy World, si bien relata lo que fue el mayor escándalo de corrupción, coimas y lavado de dinero de los últimos años; que casi no dejó en pie a ningún país; y que tuvo repercusiones tales como la renuncia del primer ministro de Islandia, tiene una mirada un poco tibia de los hechos. Es una denuncia, si, pero leve.

Nos ayuda un poco a entender los complejos procesos de la economía mundial, pero no encuentro una posición profunda de los hechos de la mano del director ni del guionista.

Tendrán que verla para sacar sus propias conclusiones.

David Schwimmer como Matthew Quirk

His dark materials: ¿la nueva promesa de HBO?

Por Zahira Boukdale

His dark materials (o La materia oscura) es una trilogía escrita por Phillip Pullman que HBO en colaboración con la BBC va a llevar a la pequeña pantalla.

Parece que la cadena de televisión está buscando encontrar el sucesor de Game of Thrones y ha encontrado un posible candidato: una trilogía que tiene todo lo que un mundo distópico y fantástico necesita. Si estas viendo Succesion pensás que es todo lo que un fan de GOT necesita luego de su fin. Sin embargo, HDM parece ser la nueva apuesta, hablo de una en grande, de HBO.

¿Qué sabemos de His Dark Materials (HDM)?

En primer lugar, es una trilogía de género fantástico que incluye los libros Luces del norte, La daga y el Catalejo lacado, publicadas entre 1995 y 2000. La serie tiene todo lo que nos gusta a quienes disfrutamos de la fantasía: criaturas fantásticas, brujas y un abanico de mundos.

Una de las claves de la trilogía es la fuerte crítica hacia la iglesia. El elemento fantástico (los daimonions) es introducido para poner de manifiesto el alma humana, así como el Magisterio representa la iglesia. Sin embargo, los productores se desligaron de esto diciendo que quieren enfocar la crítica a todo sistema de opresión y no dirigido esencialmente a la iglesia (Mmm… un poco tibio pero bueno). Lo importante es tener presente que en el trasfondo de esta trama hay una crítica a la iglesia y todo lo que esta institución tan longeva significa.

El mundo de His dark materials es uno alternativo, distópico. Allí los humanos tienen compañeros llamados daimonions, que prácticamente son manifestaciones del alma. La serie va a seguir la vida de Lyra (Dafne Keen), una joven huérfana que vive en el Jordan College en Oxford. Con la desaparición de una serie de chicos, incluidos Roger -su mejor amigo-, aparece Marisa Coulter quien de la nada va a invitar a la protagonista a vivir y trabajar para ella. Así es como Lyra termina en Londres, alejada de la seguridad de la universidad, con una brújula dorada (regalo del director y que tiene la habilidad de develar la verdad). Lyra allí va a descubrir un secreto que involucra a Lord Asriel (James McAvoy), su tío, y a Marisa Coulter (Ruth Wilson).

En estos dos episodios se puede ver que los efectos, la elección del elenco, el guión y la presentación de los personajes nos muestra que esta serie va en serio. Que HBO se toma las cosas con la responsabilidad que merecen y que His Dark Materials promete ser una serie que nos va a dejar contentos, tanto a quienes hayan leído los libros como quienes no.

Para tranquilidad de los fans de la saga, Pullman es productor ejecutivo de la serie y esto se refleja en su producción. Hay cambios en la trama, pero son excelentes. Es dificil adaptar un libro a la gran pantalla y, aunque las series permiten una mayor extensión que las películas, es un gran desafío tanto para guionistas como directores. Es una trilogía compleja y a medida que avance se volverá todo más intrincado.

Es seguro que habrán dos temporadas (8 capítulos por temporada) de la serie, la cual ya han sido filmada una tras otra en la ciudad de Gales. Las grabaciones comenzaron a fines de julio del 2018. La productora ejecutiva, Jane Traner (The Nigth of, Succession) explicó la razón por la que firmaron ambas temporadas:

“Tenemos niños en la serie y crecen muy rápidamente. No tienen el mismo aspecto 12 meses después y Lyra tiene la misma edad (en el primer y segundo libro). Así que tuvimos que encontrar una forma de hacer las cosas rápidamente para que esta historia se pudiera contar. En el libro es genial la inclusión de la niña pasando por la pubertad y queríamos establecer eso y darle el ritmo adecuado. Por eso HBO y la BBC accedieron a los 16 episodios”.

El guionista Jack Thorne (Skins) se embarcó en el desafío de adaptar los libros para la pequeña pantalla. El director Tom Hooper (Les miserables, Cats) fue el que dirigió los primeros dos episodios de la serie.

A pesar de que son tramas completamente diferentes, ¿podrá His Dark Materials superar el vacío que nos dejó Years and Years este año? ¿Será la nueva promesa de HBO? Algo que queda claro es que el monstruo de televisión espera poner en el mercado televisivo esta nueva apuesta y lo planea hacer en grande.

Fecha de estreno y trailer

La co-producción de HBO y BBC se estrenó el 4 de noviembre de 2019. Una fecha curiosa sabiendo que las grandes apuestas del canal suelen estrenarse los domingos. Sin embargo, es una noticia que alegrará los lunes de más de uno.

El primer trailer fue estrenado el 18 de julio en la Comic-Con.

Y el 17 de mayo se publicó el segundo trailer

Por último, HBO publicó un último trailer de la serie

El elenco de His Dark Materials, de acuerdo por el equipo de comunicación, está integrado por:

  • Ruth Wilson (Mrs. Coulter)
  • Lin-Manuel Miranda (Lee Scoresby)
  • James McAvoy (Lord Asriel)
  • Clarke Peters (The Master of Jordan College)
  • James Cosmo (Farder Coram)
  • Anne-Marie Duff (Ma Cosmo)
  • Will Keen (Father McPhail)
  • Ariyon Bakare (Lord Boreal)
  • Dafne Keen (Lyra Belacqua)
  • Will Parry (Amir Wilson)

THE MORNING SHOW: los escándalos detrás de un programa matutino

Por Ana Zimel

https://www.apple.com/la/apple-tv-plus/

Hoy voy a hablar de una serie de Apple TV+, porque realmente vale la pena. Cada vez hay más plataformas que ofrecen el servicio para ver series o películas. No hay sueldo que aguante tanta variedad. Pero siempre hay maneras de encontrar los contenidos que te gustan.

Este en particular tiene 7 días gratis de prueba, y para aquellos que hayan adquirido algún producto Apple nuevo, o estén suscritos a Apple Music, tienen un año gratis. Dato que te tiro nomás, pero como es un servicio nuevo te recomiendo esperar un poco para hacer uso.

The Morning Show arrancó el 1º de Noviembre por esta nueva plataforma, con lo cual sólo hay 3 capítulos estrenados, pero estoy ansiosa por ver el próximo.

Confieso que me decepcioné un poco al encontrarme con 3 capítulos nada más, pero me atrapó en un segundo.

Jennifer Aniston como Alex Levi

Alex Levi (Jennifer Aniston) es la presentadora de un programa matutino de noticias junto a Mitch Kessler (Steve Carell). Durante 15 años trabajaron juntos y fueron la cara visible de la emisora y los ganadores de la franja horaria.

Pero un día, una lluvia de denuncias hacia Mitch por conducta sexual inapropiada hacen que todo cambie. Los teléfonos no paran de sonar, el productor (Mark Duplass) no logra encontrar a Alex y hay que tomar una decisión pronto, antes de la emisión del próximo programa.

Por otro lado, Bradley Jackson (Reese Witherspoon), una notera poco conocida, con más de diez año en el medio y con un temperamento fuerte, se convierte en viral a causa de un video. Ella se encontraba realizando una nota con motivo de una protesta de mineros. Uno de los asistentes empuja a su camarógrafo y Bradley explota increpándolo, demostrando toda la información con la que cuenta sobre el tema, y diciendo descaradamente cosas que nadie se atreve a decir.

Reese Witherspoon como Bradley Jackson

La carrera de Bradley parece dirigirse hacia ningún lado, ya que es muy difícil ascender en un medio manejado por hombres que no saben como lidiar con mujeres que no son fáciles de manejar y que tienen opiniones firmes y saben defenderse.

El CEO de la cadena (Billy Crudup) quiere aprovechar este revuelo para reinventar la imagen del canal y devolverle la supuesta frescura perdida. Y además despegarse lo más posible de las repercusiones inminentes de semejante escándalo. Es el momento perfecto para darle una lavada de cara y desligarse de responsabilidades.

En esta serie podemos ver un poco del detrás de escena de un noticiero. Pero podría tratarse de cualquier tipo de producción televisiva, o incluso de cualquier tipo de trabajo. Están los que ven una vacante libre y hacen lo posible por ocuparla. Los rumores de pasillo de cualquier ámbito laboral. Los que buscan responsables por fuera y nunca se tratará de ellos. Y esto es lo que hace que podamos identificarnos con la serie y sentirnos representadxs en alguno de los personajes.

Esta comedia dramática juega todo el tiempo con lo correcto y lo incorrecto. Y hace mención a temas super actuales como el movimiento Me Too y Harvey Weinstein; se mete dentro del personaje de un acusado de abuso sexual y nos muestra cómo piensa y cuáles son sus argumentos para justificarse.

Nos cuenta qué pasa con la carrera profesional de las mujeres de cierta edad, de cierta personalidad, de cierto aspecto y cómo deben adaptarse o no a las necesidades que les impone el medio.

Me siento muy entusiasmada por ver cómo sigue esta historia. Desde que me enteré que en diciembre se estrena Bombshell (película sobre el escándalo dentro de Fox News entre varias mujeres del staff y el fundador) que no estaba tan ansiosa. Y también por ver otra vez juntas a Rachel Green y Jill Green -personajes de Friends, interpretados por ambas actrices en Friends-.

Todavía no es muy clara, a mi entender, hacia dónde se dirigirá la relación de estas dos mujeres. Si serán rivales o se convertirán en aliadas. Espero que no me defraude.

ELI: una película bastante de terror

Por Zahira Boukdale

Eli es la nueva película de terror de Netflix, dirigida por Ciarán Foy y protagonizada por Charlie Shotwell (el niñito de Capitán Fantástico) que ya ha generado muchas críticas. ¿La viste?

Era viernes a la noche, llegaba cansada de la universidad y quería ver algo que me distrajera un poco pero tampoco durara tanto como una serie. Entonces navegando por las recomendaciones de Netflix la encontré: Eli una película que parecía ser de terror y que en la descripción parecía prometedora.

Con la llegada de Halloween, Netflix comienza a sacar de su cartera una batería de películas y series de terror para condimentar un Octubre repleto de fantasmas, brujas y demonios. Este es el caso de ELI, una película que viene del productor de La maldición de Hill House (una de las mejores apuestas de Netflix) y de El Juego de Gerald (una adaptación de la novela de Stephen King).

Eli, el protagonista de esta historia, sufre una enfermedad auto-inmune que lo tiene aislado del mundo. Si sale al exterior su piel se empieza a enrojecer como si se estuviera quemando. Por lo que lo mantienen aislado de cualquier contacto con el mundo, prácticamente lo tienen resguardado en una burbuja ya que el contacto con el aire, el agua o cualquier objeto sin esterilizar puede acabar con él rápidamente.

La trama comienza cuando sus padres deciden llevarlo a una mansión antigua donde hay una especie de centro médico que se especializa en estos casos. Se interna toda la familia (la madre, el padre y el chico) esperando que la doctora (Lili Taylor) que maneja el lugar pueda ayudarlo a sanar. Cabe aclarar que el tratamiento al que van a someterlo es experimental y radical.

Los espacios de la mansión están esterilizados, incluso cuando entran tienen un sistema de purificación para evitar que cualquier partícula pueda ingresar y poner en riesgo la vida de Eli. Así que el joven puede moverse libremente por primera vez en su vida y no tener que estar recluido en una burbuja. Sin embargo pronto vamos a ver que Eli va a tener ciertos sueños o presencias que le van a hacer pensar que la mansión está embrujada.

A lo largo de la trama vamos a ver como estos seres asustan al niño, mandandole mensajes y apareciendo frente a él. La película comienza muy bien, con la historia establecida y bien contada, con la presentación de estos fantasmas y escenas donde en verdad los niños muertos aterrorizan a cualquiera. Hasta la mitad de la película pensaba que estaba viendo una nueva apuesta del terror de Netflix, pero a medida que avanza se cae en la cruda realidad.

A primera vista la película sigue los clásicos canones de mansiones embrujadas. Tenemos un niño que ve fantasmas pero nadie le cree; la tensión se va desarrollando a medida que estos fantasmas (que también son niñxs) lo van atormentando más y más hasta llegar al contacto físico. La película suma un personaje que recién al final se entiende su participación: Haley (Sadie Sink, la pelirroja de Stranger Things). Es una niña que vive afuera de la mansión y parece ser la confidente de Eli, quién le cree y le cuenta lo que ha pasado con los otros niños que han llegado a la mansión.

Durante toda la película vemos a la madre del protagonista, Rose (Kelly Reilly), confiar y creerle a su hijo, pero también la vemos dudar cada vez que el padre, Paul (Max Martini), le dice que están ahí para curar al chico. A medida que se desarrolla la trama pensamos que el padre no quiere al niño, ya que continuamente lo somete a estos experimentos con el fin de “curarlo” sin importar el costo.

Las apariciones fantasmales creo que son lo mejor de la trama, ya que a través de recursos clásicos como reflejos en los espejos, mensajes escritos en los vidrios y apariciones fugaces cuando se prende la luz se va construyendo la atmósfera terrorífica. La actuación del protagonista Charlie Shotwell (Capitán Fantástico) suma a la construcción del terror, la cual es muy buena y hace que el espectador se meta en la trama.

Pareciera haber como un juego entre los cristales y la mansión terrorífica de la cual no puede salir. Los vidrios pueden romperse en cualquier momento, poniendo en riesgo la vida de Eli, quién prácticamente es alérgico al mundo. Hay una tensión entre el mundo exterior peligroso y la mansión que lo acecha y lo quiere expulsar. Pero también es a través de los vidrios que él va conociendo la verdad de todo lo que esconde el lugar y la doctora Horm.

Ahora bien. Podemos terminar acá y decir que la serie era una muy buena apuesta como película de terror pero la cagaron con el final. Puedo parar acá y dejar que ustedes mismos vean la película y hagan su propia crítica. Pero también puedo decirles a quienes desean sorprenderse por sí mismos que dejen de leer, ya que los siguientes párrafos van a estar repletos de spoilers.

SPOILERS

SPOILERS

SPOILERS

Ahora si. Qué final de mierda el de Eli. ¿Tan hijos de la yuta van a ser para crear toda una atmósfera y una trama prometedora para cagarse en el final? Es obvio que la audiencia va a estar dividida. A algunos les va a encantar y divertir el giro final, y a otros como yo, que venían buscando una buena película de terror, lo van a odiar.

Y es que toda la trama está bien hasta que Eli descubre que los fantasmas que lo atormentan son los niños que la doctora Horm mató en los experimentos y que ese va a ser su final si no lo evita. Sus padres, dos estúpidos, no hacen nada. El padre parece que lo odia porque la madre lo cuida más a él y la madre es una tarada que no hace nada por su hijo. Todo está mal, pero puede empeorar.

Todo parecía apuntar a que los padres no hacen nada para proteger al chico, que tiene una muerte asegurada con la cínica de la médica, pero de repente la madre le confiesa a Eli que lo ha estado enfermando todo este tiempo.

¿Cómo que la madre, que lo llevó para que lo curen, lo ha estado enfermando? Y no termina ahí, ya que, a pesar de que ahora la madre quiere sacarlo de la mansión y dejarlo vivir, el padre está empecinado en que hay que curarlo. Pará chabón, ¿tan denso vas a ser? Pero como dije, puede empeorar. Así que lo atan a la camilla y empiezan a exorcizarlo.

¿No era que el nene era alérgico al mundo por su enfermedad autoinmune y que la mansión era un centro médico especializado en esas enfermedades? No, resulta que las minas éstas eran monjas que querían sacarle el demonio de adentro al pobre Eli. Todo lo que pasa en estos últimos minutos es un gran WHAT’S. Pero ya dije que todo puede empeorar, así que sigamos. Ahora Eli tiene superpoderes y hace que las monjas locas leviten y se quemen en el aire. Todo el tiempo arrojan confusión los guionistas, los productores, el director, netflix. Yo no sé que se les pasó por la cabeza.

La cosa es que resulta que Eli, que ahora tiene superpoderes, es el hijo del diablo. Esto es así porque la madre quería un hijo a costa de todo. Se cansó de rezarle a Dios y le empezó a rezar al diablo. Resulta que éste señor, muy inteligente, le dijo “Si, yo te hago un hijo y tranqui que va a salir normalito”. Pero resulta que el diablo que es muy diablo la re cagó y le metió un demonio adentro. Así que Eli es ¿el anticristo? No sabemos, porque resulta que la pelirroja que le hablaba desde afuera es su hermana, también hija del diablo.

La película termina con ellos dos yendo a no se dónde, obligando a la madre (que parece que es una sometida y eso me da por los ovarios) a conducir anda a saber para qué mierda.

Si querés hacer una película falopa hacela desde el principio. Pero no me engañes con una promesa de una película de terror clásica, seria, bien elaborada y me arrojes este final nauseabundo como si fuera un perro moribundo comiendo un pedazo de carne putrefacta.

Bueno, Eli te tiro a la basura. ¿La viste? Contame que te pareció el final.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: